29.6.16

Cine | X-Men: Apocalipsis


En un mundo donde los mutantes son una realidad (tras los eventos de la segunda entrega de la saga) Charles Xavier sueña con una utopía que cree estar a su alcance mientras Mística le advierte que se avecina una guerra. Mientras un ancestral mutante se despierta poniendo en peligro a la humanidad.

El universo X-Men es uno del is favoritos del mundo del cómic y una de mis debilidades en el cine así que para variar me va a costar ser objetiva. Pero vayamos al grano: la última entrega de la trilogía First Class llega cargada de acción y uno de los villanos más poderosos de Marvel. Tenían un auténtico reto al encajar la historia de En Sabah Nur, un mutante ancestral prácticamente indestructible, y el resto de personajes sin que diera un poco de risa. Un mutante azul enorme con ganas de destruir el mundo queda bien en los cómics, pero en el cine actual esperamos más de nuestros villanos. Oscar Isaac consigue trasladar lo mejor de ambos mundos dotando a Apocalipsis de una gran presencia sin parecer sobre-actuado en sus motivaciones. En todo momento ves a un villano tridimensional donde su talón de aquiles reside en la convicción de que es el nuevo Dios. 

La historia avanza a un ritmo irregular sin dejar que ello distraiga de los momentos clave. Espectacular la aparición de Mercurio robando de nuevo todo el protagonismo con otra secuencia musical en slow motion. En mi opinión la película se tuerce en el tercer acto, con personajes totalmente desaprovechados incluyendo a Magneto, que apenas aporta nada y considero que no hacen más que repetir su historia. El final me pareció muy forzado, arrebatando todo efecto sorpresa que quisieran darle. De las tres entregas diría que esta es la que me ha parecido inferior, pero defiendo este film como más que correcto. Un espectáculo visual impecable que todo fan de los X-Men no se puede perder. Y sí, imperdonable irse sin ver la escena tras los créditos. 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Design: WS