18.5.15

Cambiando la filosofía de vida


La verdad es que siempre me he presionado en todo en esta vida: Estudios, trabajos, el blog, el canal...Siempre me empujo a mejorar, a organizarme, a tener un plan A, un plan B y un plan Z porque no soporto los imprevistos y me gusta tenerlo todo controlado. El control señoras y señores es una droga, en pequeñas dosis puede volverte una persona funcional pero si con los años abusas de ella...Te pasa como a mí, que hasta los pequeños placeres de la vida tienen que ir bajo horario si no quieres que te de una úlcera. 

Parezco una exagerada pero es que a veces soy tan cuadriculada que las cosas que me gustan acaban estresándome. Un buen ejemplo es el blog y el canal. Si no tengo todo programado, estudiado y hecho con mucho tiempo de antelación siento que no rindo y no estoy a la altura. Con el trabajo me pasa igual pero considero que mi nivel de exigencia en el plano laboral me vuelve una persona más eficiente y profesional. Sin embargo cuando vuelco todo eso en otros aspectos de mi vida desaparece la alegría y la satisfacción de grabar, escribir o encontrar formas más creativas de mejorar mi contenido. 

Estos últimos meses todo eso ha cambiado. Publico cuando puedo y escribo el contenido del blog cuando la inspiración me llega. Grabo cuando puedo sin obsesionarme de que sí o sí he de tener cada semana dos vídeos preparados para subir. Creo que ha llegado el momento de dejar de presionarme, algo que llevo años haciendo y que llegado el punto no lleva a ninguna parte. He decidido que si quiero seguir siendo una persona capaz de crear contenido he de invertir tiempo en volver a hacer cosas que me gustan como salir a pasear y hacer fotos, escribir relatos cortos pese a que estos sean malos con avaricia y terminen en la papelera de reciclaje. Leer y seguir buscando libros que me inspiren. Descubrir rincones nuevos por Barcelona. Llevo tanto tiempo centrada en unos aspectos de mi vida que he dejado abandonado muchas otras cosas que antes me encantaba hacer y me apasionaban. Y nunca hay mejor tiempo que el presente para hacer lo que más te gusta.

8 comentarios :

  1. A veces nos preocupamos tanto por la forma (el hacer lo que hay que hacer del modo en que hay que hacerlo) que se nos pasa el contenido. Como cuando pones tanto empeño en pintarte las uñas sin mancharte que lo bonito del color queda en segundo plano.

    Desde mi punto de vista, la cosa está en que no hay una forma correcta de vivir o de hacer, sino un modo que en el momento dado nos va bien. Y si tu perspectiva o 'momento' ha cambiado... pues a pintarte las uñas hasta los codos ;-D

    ResponderEliminar
  2. Bien que haces Elena, yo estoy pasando por esa filosofía también tanto porque la considero más sana, como porque, físicamente, no me puedo permitir la presión ni los horarios actualmente. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Es bueno darse cuenta de esas cosas y cambiar de actitud, a mí también me pasa. Hay que saborear más las cosas que hacemos sobre todo si se supone que las hacemos porque nos gusta. ¿En qué momento se convierte algo que nos encanta en una obligación? cuando dejamos de ponerle alma.

    ResponderEliminar
  4. Una vez la psicóloga me dijo "El control no existe, es una ilusión". A partir de entonces abandoné un poco la agenda y dejé de presionarme o volverme loca por cuestiones que aún no habían pasado y que tampoco sabía cómo iban a pasar. Se vive mucho mejor, mental y físicamente.

    ResponderEliminar
  5. Esta bien que escribas solo cuando tienes inspiración..No te preocupes!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo hace poco pasé por un periodo similar y te puedo decir con conocimiento de causa que es lo mejor que has podido hacer: vas a disfrutar más con tus hobbies, vas a sentirte más relajada y sentirás menos estrés haciendo lo que te gusta. Quizá a veces sientas que no aprovechas tanto el tiempo o rindes menos...pero quizá es porque le estás prestando atención a nuevas cosas o hobbies que tenías más olvidados como comentas en la entrada. Ánimo y a por ello ;)

    ResponderEliminar
  7. Te comprendo muy bien, llega un punto en que tienes que romper un poco con el "tengo que hacer esto, esto, esto" para poder disfrutar un poco también de lo que hacemos. Y creo que es el camino correcto, hacer las cosas que son ocio, sobre todo, cuando realmente nos place, tenemos un hueco, sin estresarnos : )

    ResponderEliminar
  8. Siempre va fenomenal desconectar, en esa desconexión llega la inspiración. En general como mujeres tendemos a exigirnos en exceso, la casa, los hijo, el trabajo, el blog, hay que hacerlo todo perfecto y además estar guapisima y delgaderrima!!!
    Que presión!!!!!!

    ResponderEliminar

Design: WS