5.1.15

Reflexiones para 2015 (Segunda parte)


Miro atrás a 2014 y veo que fué un año de altibajos: Fue el año en que vimos que nuestro lugar no estaba en Ginebra y mi chico decidió dejar la ciencia y probar otros campos. Fue el año de estrés, planificación, incertidumbre. Fue el año donde vivimos una de las mudanzas más estresantes que puede vivir alguien y suerte que mi padre nos ayudó muchísimo en el proceso. Fue el año en el que perdí a mi abuelo, una pérdida que aún resuena duramente en mi familia. 2014 no ha sido un año fácil. 

También fue el año de mi boda, posiblemente uno de los eventos más felices y esperados de mi vida. La preparación, las últimas pruebas, maquillar a mi madre ese gran día, ver a mi futuro marido esperándome con su pajarita amarilla tan guapo que quitaba la respiración, nuestra luna de miel mágica y perfecta...Eso no me lo podrá quitar nadie. También en 2014 he vuelto a vivir en Barcelona, mi ciudad natal, después de 4 años. Y no olvidemos que este otoño, poco antes de mudarme al piso donde me encuentro, encontré trabajo dentro de mi campo y que encima me gusta. 

2014 ha sido un año agridulce y por eso deseaba que terminase. Miro a 2015 como el año donde nuevos proyectos y nuevas oportunidades están a mi alcance. El optimismo se encuentra en cada rincón de mi vida ahora y no podría tener más ganas de ver todo lo que me espera este año. Os iremos informando.

6 comentarios :

  1. Si Elena es una reflexion muy.buena me ha gustado.leerla.Si todo fuera fácil en la vida nos volveríamos unas comodonas y no aabriamos apreciar el esfuerzo, me ha gustado tu reflexión cambiar de vida siempre supone estres espero q te vayas adaptando a tu.nueva forma de vida en 2015.BESOS y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Lo más importante es mirar lo positivo siempre pensado en lo que viene sera mejor! me gusta mucho tu blog!

    ResponderEliminar

Design: WS