17.2.11

Un mundo de locos

De mi experiencia en una planta de agudos de psiquiatría se pueden extraer diferentes cosas, pero la primera de ellas es que en esa situación, en la psicosis, los delirios, las alucinaciones o una combinación de todo lo anterior más una adicción a substancias es algo que nunca jamás debemos creer ajeno a nosotros. Porque donde yo estaba, había artistas, mecanicos, informaticose incluso médicos. Estaba esa vecina que a veces se ponía a cantar con el secador y solo le atribuias algo de excentricismo. Esta el compañero de trabajo que solo vemos algo solitario. Y esta ese compañero de fatigas que solo creemos que se excede un poco en las cervezas cuando esta con los amigos. Trabajar en una planta psiquiatrica te da una prespectiva muy cruda de la realidad y complejidad del alma humana.
Es increible como funciona nuestra percepción, lo que creemos que es la realidad. Todo esta en nuestra mente, y es dificil hacerle ver a una persona que esa realidad no es la correcta: sus capacidades sensoriales y cognitivas estan erroneas, hay un cortocircuito en sus cables o simplemente su software ha sido pirateado por la maldición de la genetica. Pero aun mas increible es como una persona se levanta, consciente de lo que es, de lo que tiene, y toma conciencia y partido de su enfermedad. Porque un paciente enfermo de la mente, que no del cuerpo, ha de alejarse de los prejuicios, porque son capaces, como los hipertensos, diabeticos y cardiopatas, de tomar partido hacia la adaptación y la estabilidad.

El problema una vez han ingresado, no es contenerlos fisica o quimicamente, no es estabilizarlos con reguladores del animo, antidepresivos o antipsicoticos (o una combinación extrema de las tres), no es ayudarles a superar esa barrera que les separa de nosotros y poder guiarles hacia una realidad que no ha de dañarles. El problema real es la lacra social. Y por desgracia lo ves, lo sabes, pero no hay nada que puedas hacer porque en problema deja de ser agudo para ser de todos. Porque hemos conseguido superar poco a poco el tabú de muchisimas enfermedades escepto las mentales, y esa es la cruda realidad. Estemos locos o no. 


3 comentarios :

  1. La verdad que la salud mental es algo que uno no aprecia hasta que no se da cuenta que hay gente que no la tiene. En parte se entiende que haya ciertos prejuicios, más que nada porque son cosas que la gente no entiende, y es un sentimiento muy humano el temor a lo desconocido.

    Lo que hace falta es que nos informen más a menudo sobre las enfermedades mentales en situaciones distintas al ezquizofrénico que se ha cargado a su familia porque "las voces se lo dijeron".

    ResponderEliminar
  2. Uy... yo creo que dentro de poco me veo en esa clínica. Todos tenemos algún tipo de transtorno en nuestra mente, nadie es perfecto, pero si éste transtorno es ya más serio de lo que parece, empieza a ser preocupante, la persona no se puede controlar a sí misma, es muy duro... y creo que muchos de nosotros, en este mundo en el que vivimos, terminaremos tarde o temprano de la misma manera...

    (qué visión más negativa no?)

    en fin... xD

    ResponderEliminar

Design: WS